20070801

En el que el autor no oye ladrar a los perros


No diré que últimamente me he dado cuenta de, es algo que ya sabía y que había presentido desde antes, incluso lo he aceptado, pero no he hablado de ello. Me refiero a que vivo en espera de algo, vivo dejando pendientes, procrastinando, como si este fuera un ensayo de la vida que tengo por delante y no mi vida en sí.

Vivo preparándome para los buenos tiempos, que no sé si han de llegar; para cuando sea grande, y tengo 28 años; esperando a la mujer ideal, y estoy solo. No estoy donde pensé que estaría a los 30, lo cual es lógico, porque, para empezar, y repitiendo lo dicho, tengo 28, pero ya me ronda la crisis de los 30...

Es evidente en lo cotidiano, por ejemplo he pospuesto varias lecturas (El hombre sin atributos, de Musil; Ulysses, de Joyce; los cuentos completos de Tario; La Ilíada -en una edición bilingüe de la UNAM, con traducción de Ruben Bonifaz Nuño-, de Homero; La montaña mágica, de Mann; Manual de pintura y caligrafía, de Saramago; El Quijote de Avellaneda; Los trabajos de Persiles y Sigismunda, Destruición de Numancia y Entremeses, de Cervantes entre otros, sólo incluyo libros que tengo, no que deseo, la lista sería larga larga), varias películas (también de mi colección, tres de Wong Kar Wai, tres de Bergman -y acaba de morir-, una de los hermanos Coen, etc.), dos tesis (para corregir), algunos e-mails (por contestar), y bueno, así se me pueden ocurrir más cosas, como tareas domésticas y ya mejor me callo, antes de enumerar las deudas, pequeñas, pero deudas.

Y la tesis, bien gracias.

No estoy deprimido, no, el panorama no es prometedor, pero me quedan dos años (año y medio) para enderezar las cosas, je je, cómo no.

No estoy viviendo mi vida y debo hacer algo al respecto; bueno sí, pero quiero más.

Esta semana tendré que ir a ver Los Simpsons, la película, para tener un boost de felicidá y perspectiva.

Creo que lo que me falta es algo que me mueva a hacer las cosas que quiero, pero que prefiero no molestarme en, que me motive a escribir poemas como el del post anterior, "Starting today", y ya tengo el ojo en alguien. Ésa sería la buena noticia, ya hace casi dos años que dejé de fumar, es noticia vieja y ya no me parece válido colgarme de ella para mostrar que a mí también me pasan cosas buenas.

Mientras, a mis amables tres (tal vez cuatro) lectores, los dejo con un chiste gringo:

13 comentarios:

Ricky Ran dijo...

Ya llevas la mitad del camino mi estimado Armandis; solo es cuestion de quitarse el polvo acumulado y ya.

Proximamente vendran esos cursos de Seducción.

Paco Morales Hoil dijo...

Armemos un ciclo de cine. Yo quiero ver las de Bergman. Juntémonos los sábados; dile al Neto y a otros compas. No sé; Omar, Karla...

Estaría bien hacerse un ratito a la semana para hacer algo que valga la pena.

Salús, pues.

Héctor dijo...

Yotambien tengo 28... por lo pronto estoy esperando para llegar a los 30 y hacer cosas diferentes, al fin y al cabo es la mitad de la vida... pues siendo honestos, es mas facil que llegues a 60 años que a 100, no crees?

Saludos!!!

Anonimo dijo...

...mi vida la vive por mí Sarafina FaMale...ay chico y yo sí ya estoy en los treinta.
Pero nada se compone eh? no te creas mucho ese cuento. Todo sigue igual o a lo mucho peor. Y tampoco estoy deprimido, sólo estoy parado en la nada en que -como dices- no hay nada que motiva. No hay picos rompiendo el hielo del corazón.

Besos y que pronto lleguen los mejores tiempos. (ah que Yuri tenga razón!!)

DeLlira

Midori Karate dijo...

ayyy nooo, calla calla que me muero, tengo 27 y no quiero cumplir 30! NO NO NO NO

Don Pisador dijo...

ja! no dije que lunes! ja! hoy sin falta tienes tu liga! saludos!

Don Pisador dijo...

ya esta tu liga pachito! saludos!

Midori Karate dijo...

jajaajaja perdón!! no sé por qué te cambio el nombre!! SORRY!!!!!!!!

Ἄρτεμιςα dijo...

Justo esta semana inicié los cursos de mi maestría. Justo ayer me volví a preguntar ¿para qué la quiero? Y sabes que? sigo sin respuesta. Es evidente que hay temas que me interesan, cosas nuevas que quiero aprender... pero platicando con un par de amigos, y ahora leyendo tu post, me doy cuenta de que efectivamente uno no siempre está haciendo lo que quisiera hacer, y no sólo eso, sino que encontrar el camino para llegar a donde (se supone) uno quiere estar de pronto resulta complicado. ¿Crisis de los 30? Quién sabeeee pero hay muchos días en que me invade la confusión y sobre todo, en que no sé ni por dónde empezar a buscar ese camino... Gracias por las visitas y tus comentarios!

Armandís de Mina dijo...

Nadie dijo nada del chiste, yo cada vez que abro mi blog no puedo evitar leerlo y reírme.

No sería mala la idea de hacer un ciclo de cine, mi estimado Pacuncio: de Bergman, de Wong Kar Wai, de Chan-wook Park, David Lynch, Woody Allen, y nos seguimos con las de El Padrino, Star Wars, Matrix y The Lord of the Rings...

Anonimo dijo...

ah yo iba a decir algo del chiste, pero la densidad de los treinta lo opacó...


abrazos !

DeLlira

Rodrigorum dijo...

El chiste está perro.

Paco Morales Hoil dijo...

Puts, claro... ¡el chiste! Totalmente de acuerdo; es buenísimo.

¿Han visto los "Great moments of presidents' speeches" (o algo así), del programa de David Letterman?

Foc... debe haber algunos en Youtube.