20070814

De la famosa aventura en que el caballero se enfrenta a La Ira y La Culpa, vive para contarla y huye para luchar otro día


El otro día me enojé por una tontería, una nimiedad que no valía la pena, y lo sabía. Conozco mis límites y defectos, uno es que me enojo muy rápido y por poca cosa, me enojo sobre todo con gente a la que quiero y estimo, con los más cercanos.

Total que abatido con la culpa, y un poco de enojo todavía (tal vez por hacerme sentir culpable, y la culpa alimentaba a la ira), escribí un texto que pensaba postear de inmediato. Después supe que me arrepentiría de ponerlo solo, así nomás, sin explicación ni nada. Ese día no hubo post.

Hoy la perspectiva que da el tiempo me ha impulsado a publicar el texto susodicho. Antes de, debo aclarar que cuando uno está enojado dice cosas que no diría normalmente, que no tengo qué postear (ideas, varias; textos, ninguno) y que lo siguiente corresponde a un momento emocional, que a pesar de todo, he decido compartir con mis amables cuatro (tal vez cinco) lectores.


A veces siento que la ira me ronda. No sé si dejarle la puerta abierta o negarme: no me agrada la desazón que la sucede. Es que me gusta pensar que soy buena gente, que si me quieren es por mis bonitos sentimientos, o que es por ellos que voy a lograr que me quieran. Pero ¿quién soy yo? Sólo un humano más. No estoy más allá de la ira, por más que me guste pensar bien de mí.

O si no, me conviene pensar que si la ira me controló, fue por una buena razón. Si me enojo, la culpa es de los que me hacen enojar, “ya saben que soy práctico y no me gusta andar con chingaderas”. Pero algo en mí protesta, “no debiste enojarte”, “el que se enoja pierde” o “si eres mejor persona, no te dejes llevar por la ira”.

Pero ¿quién soy para creerme mejor?, ¿por qué lo creo?

Supongo que lo que me desagrada es la culpa, y la voz que me hace dudar de mis verdaderos sentimientos. Si me enojo ¿soy más humano? Si no me enojo ¿soy una persona mejor?, ¿según quién?

Y la culpa que no se va ni con una confesión como esta que hago.


Anger is a gift

A veces me siento como un monstruo.

5 comentarios:

Midori Karate dijo...

hey, no te sientas mal, todos tenemos altibajos, aparte, si ya lo tienes indentificado será más fácil vencerlo!

Ἄρτεμιςα dijo...

Yo a veces pienso muy parecido a ti, a lo que pones en el post. Que si uno es buena persona debiera tener más paciencia, menos arrebatos, pero a veces no se puede.
Dice mi novio que vivo enojada, pero estoy en desacuerdo. No vivo enojada, al contrario, creo que soy bastante prudente/paciente, pero también hay cosas que me hacen explotar y perder el control. Soy de la misma idea: a mi no me anden con chingaderas. No me gusta la gente que dice una cosa y hace otra, la que habla a mis espaldas sin el valor de venir a buscarme la cara para hablar, me desespera la gente tonta (aunque aún no puedo descifrar el criterio que uso para dar tan calificación)... en fin, a lo que voy es que a mi también me pasa!

Saludos!

Anonimo dijo...

Ay caballerito! a veces todos dejamos salir el "mostrito" que llevamos dentro.
Pero loado sea el monstruo que nos recuerda la existencia de nuestra belleza.

Un montón de abrazos y besos

DeLlira

p.d. qué bien que sales en la foto!

cielo azul dijo...

Todos tenemos nuestros arranques y no hay que dominarlos por lo que tu mencionas... para ser buenas personas sino para que nuestra conciencia no nos atormente.

Soy muy parecida a ti, me considero paciente pero hay cosas que no soporto y exploto....

en fin creo que hay que saber controlar nuestro caracter para no herir a las personas que amamos ni a nosotros mismos...

daniel dijo...

jeje a mi me pasa lo contrario, no me enojo lo suficiente.

creo que sin enojo y sólo siendo buena gente se deja de ser persona. hay que darle duro por todos lados jaja

sobres carnal