20141029

Décimas recicladas



Rompiendo de nuevo el hielo
de mis manos congeladas
la pluma paralizada
despierta, como el anhelo
de verte otra vez, mi cielo,
dormir contigo en tu cama,
de quitarte la piyama,
cobijarte con mis besos,
acariciarte los huesos,
quemar mi lengua en tu flama.

Desde tu cama a la mía
el mal de ausencia me sigue,
en mi bruma se percibe
cual grito que cada día
aumenta, y que me guía
hasta una zanja en el suelo
donde caigo, donde duelo,
y sólo tu voz soñada
surgiendo desde la nada
puede salvarme, mi cielo.

Un flagelo que me habita
y que me roba el aliento
que me nubla el pensamiento
y que mis manos agita
siento en mi pecho, chiquita,
como el día que en el marco
de la puerta de tu cuarto
te besé por vez primera,
mi corazón se acelera,
me derrito, soy un charco.

Te escribo por no pensar
que estamos lejos, mi vida,
por no dejar que, transida,
el alma en hondo pesar
se permita imaginar
cómo sería perderte,
imaginar que la muerte
es dulce si tú no estás,
imaginar que te vas
y me dejas a mi suerte.

En estos días no puedo
pensar en ti sin dolor
pues la distancia, mi amor,
me ha amarrado como puerco.
Prendido de tu recuerdo
visito de nuevo el lugar
al que me quiero mudar
y pasar mil noches tiernas:
donde se anudan tus piernas,
y a tu lado dormitar.

2 comentarios:

Paco Morales Hoil dijo...

¡¡como pueeeeerco!!

ta biem bonito, carnaval.

abrón, si yo fuera tu chava...

...

¡¡ejem!!...

... eso no iba por buen camino.

En fin; un apretón de manos rejuerte, como los machos, porque soy bien macho.

Miaulina FaMale dijo...

ay ay ay ay ayayay !!!!

pero què cosa màs linda, mi querido Armandis !!!


cito al buen Pac: si yo fuera tu chava.. XD

jaja, me encantò, valiò la pena la carestìa de letras, què bello...te pasas Armandis!!!

un abrazote y que la vida te sonria mucho, mucho y seas de Mina, de Coacza o de donde sea!!

Vers