20080923

De elefantes (Paquidérmico)


En fechas recientes leí que Orhan Pamuk por fin había terminado El museo de la inocencia, una novela de la que lleva años hablando. Sólo los escritores divos pueden permitirse anunciar los libros por adelantado y las fechas de publicación. Y digo divos en el buen sentido, Juan Rulfo en su tiempo anunciaba La cordillera como su próxima novela, misma que nunca terminó o que, tal vez, nunca tuvo la intención de terminar, según lo creía Tito Monterroso (leer "El zorro es más sabio" en sus Fábulas). J. K Rowling también anunciaba la fecha de publicación del número siguiente de la serie de Harry Potter, y en las librerías se hacían unas colas ridículamente largas, más bien parecía que los iban a regalar.

La semana pasada leí que Saramago terminó su nueva novela, a pesar de la larga enfermedad que hizo que Pilar pensara que la iba a dejar incompleta. Saramago se recuperó y terminó El viaje del elefante (A viagem do elefante), que se publicará simultáneamente en varios idiomas este otoño. No es porque sea fan de Saramago (y lo soy), peeero la novela se ve muy muy buena, promete. Acá pueden leer un fragmento, en su blog, El cuaderno de Saramago.

Desde muy niño me atraen los elefantes, siento que mis interiores se estremecen cuando veo uno y sus ojos me provocan una melancolía profunda, me dan ganas de abrazarlos. Por eso cuando leí esta nota en El universal me entristecí. Indra, una elefanta de cinco toneladas, se escapó y murió atropellada al cruzar la carretera México-Tulancingo, el chofer del autobús también murió en el choque, sin embargo logró evitar que el bus volcara y probablemente le salvó la vida a sus pasajeros.

Hablando de elefantes, oigan esta canción de Beirut, Elephant gun; y si quieren más, chéquense este cuento, ya que vamos encarrerados.



Via El universal online
Imagen tristísima

14 comentarios:

hija de zeus dijo...

Oh man... triste foto.

Los elefantes, espectaculares!

Anónimo dijo...

Nunca me imaginé que un elefante pudiera ser atropellado. Qué cosa, triste, tristísima.

Y como tú, también creo que es culpa de la anagnórisis :P

besitos!

La Nena Mounstro dijo...

no puedo ver esa foto!! dios!! me partio el corazon.... pero que chingados hacia un elefante suelto en la carretera de Tulancingo?? o sea...i mean...no vivimos en Madras para que los elfantes anden como perros en periferico!!!

Mire...si le gustan los elfantes...hay una novela de Sara Gruen que se llama AGUA PARA ELEFANTES...y trata de la historia real de la elefanta Rosie por alla de 1940 en los circos ambulantes de EUA...es una historia conmovedora que a mi me gusto harto...se la recomiendo.

a mi tambien me dan ganas de abrazarlos y cuidarlos y darles besos...

Paco Morales Hoil dijo...

Ok; un nuevo intento. No tiene por qué no jalar. Mi primer attempt to comment no iba numerado, pero este sí irá, en un intento por recordar el texto perdido. Veamos, entonces:

1) Yo quiero ser un escritor divo, y quiero que mis amigos también lo sean, para poder tomar café y platicar de lo que sea, adoptando posturas sangronas y firmando invectivas comunes. Bueno, no, pero igual te tengo que mostrar unos documentos.

2) Va a ser, lo presiento, un must read... aunque también Las intermitencias de la muerte tiene un título [popasshole]hipergenial[/popasshole] y resulta no serlo tanto, este título promete aún más. Ya veremos. Lo acabaré un poco después que tú (tú lees muy rápido), pero lo platicamos, ¿va?

3) Serenos, longevos elefantes. Como a ti, me atraen desde muy pequeño; su piel rugosa, de pronunciadas arrugas-grietas; sus enormes colmillos; su pelo hirsuto, residuo del pasado; sus patas, de piel gruesa y sensibilidad extrema --que hace las veces de radar al percibir el más mínimo movimiento en un radio considerable-- y sus ojos sabios, que me provocan un extrañamiento profundo; una especie de recuerdo nostálgico indefinible, ciertamente cercano a la melancolía. Acaso ellos recuerdan lo que nosotros no, lo imponente de sus antepasados, la antigua magia de los nuestros, acaso quieren decirnos algo que no alcanzamos a descifrar.

4) Qué impresión debe haber causado la visión surrealista de la elefanta en la carretera en el viajero ocasional. Qué impresión --mayor, sin duda-- debe haber causado en el frecuente. Quien fuese, además, acompañado por niños pequeños, escucharía primero los gritos ¡¡Papá, papá --o mamá, o tío...--!! ¡¡Mira!! ¡¡Un elefante!!, y voltearía incrédulo para después verse sorprendido, abrumado ante la impactante realidad.

5) Después de tantas generaciones, los elefantes ya deberían haber desarrollado un instintivo valor ante especies más pequeñas que ellos. No lo entiendo.

M dijo...

A esta elefanta estaban tratando de rescatarla del circo desde hace 3 años. El circo mantiene con rigor casi carcelero los estándares de alimentación y cuidado de sus animales. Y esta era una que ya tenía enfermedades propias de animales en cautiverio.

Leí casi todas las notas. Todas relataban cómo tal agente de la PGR había estado en la escena del accidente, que si tal persona dio aviso, que si tantos se salvaron que si 11 heridos. En ninguna encontré en el nombre de la persona responsable por Indra. En ninguna lo mencionaron. Tampoco dijeron qué harían con él o si tendría alguna especie de sansión... o si el circo sería investigado. Nada.


Igual que los libros de los autores famosos, los accidentes animales se anuncian mucho, pero igual que la literatura, son flagrantemente ignorados.

Oriana dijo...

Me da tristeraje y corajeza lo de la elefanta atropellada.

La Nena Mounstro dijo...

oiga se me olvido decirle que las novelas de Ohran las uso como somniferos...me revente " El libro negro" y " La vida nueva" y caia en estado profundo de catatonia.

Ahora que los divos se atreven a anunciar sus novelas le recomiendo tres que prometen harto

1) John Grishman : La apelaciòn
2) Randy Paush: La ultima leccion

y el de mi futuro amante

3) Paul Auster:Un hombre en la obscuridad

Buen piper dijo...

Cuando vi la noticia por la tele me llego un sentimiento triste por el paquidermo y la foto pues que te puedo decir,muy lamentable...

Pasando a otra noticia de un acto de heroismo,chequé hace rato en la tele que un niño y su papá estaban atravesando un río con ganado o algo así, pero la corriente era tan fuerte que el niño cayó del caballo y el papá no podía rescatarlo por la fuerza del agua.Lo más interesante y noble del asunto fué que el caballo trás avanzar como 10 mts. regresó entre la corriente para salvar al niño.ME MOVIO MUCHO LA ESCENA..

Saludos

Nautilus dijo...

Elephant talk, como dirían los king crimson.

Don Pisador dijo...

que pedo con ese pinche elefante distraido! se lo cargo su puta madre... como a todos nos cargara!!! ni pedo! ¿que onda? veo que has estado en chinga! saludos!

La Nena Mounstro dijo...

bueh...a ver si ya actualizamos no???

vera biniza dijo...

Armandis.....ya es hora de poner algo más no?? el público pide: otra! otra! otra!!

---

besitos

vera biniza dijo...

NO tienes que decir algo, mi querido Armandis, o decir las palabras "correctas". Ni algo ni correctas tienen sentido muchas veces, y al final, cuando uno escribe y comparte algo así lo que cae mejor son los abrazos y la compañía.

Un besote!!! te quiero

Vers

Don Polo dijo...

Un dato más de animales atropellados.
Acá en Wisconsin, según sé, si atropellas un venado -y sobrevives-, puedes frenar, regresar por él y hacerlo en barbacoa o como tú prefieras. No sé si sólo sea en esta temporada en que se vuelve una actividad familiar cazarlos.
Gracias a Dumbo también siento una gran conmoción cada vez que veo los ojitos de uno de estos animalotes, y más cuando yacen a la mitad del asfalto.